Skate

Surgido de las calles paso a convertirse en una de las más grandes atracciones de los deportes extremos hasta que el Comité Olimpico decidió aceptar su inclusión en los próximos juegos de verano, en Tokio. Conocido también como monopatinaje, o patineta y skating

Se apresta a irrumpir con toda su carga de adrenalina al muy circunspecto grupo de los deportes olímpicos.

La pregunta que muchos se hacen en el mundo entero es saber que si en el majestuoso marco olimpico y su milenaria tradición podrá mantener ese espíritu de rebeldía y libertad que ha caracterizado a los skaters de todo el mundo. Con sus propias reglas, circuitos improvisados y cientos de piruetasque hicieron el asombro, sobre todo de los televidentes.

La repuesta llegará el 25 de julio cuando arranquen las pruebas.

Se lo puede definir como el arte de dominar un skate (monopatín o patineta como lo llamamos por estos lares) y hacer trucos malabarismos con ella.

El skate es una tabla de madera, ejes, rodamientos y ruedas, que suele medir entre 20 y 23 cm de ancho y unos 75 cm de largo. Debutaran en el olimpismonucleados en una Federación Internacional de Skate (WSF por sus siglas en inglés).

Competirán en dos modalidades: una de calle y otra de pista, tal como solemos ver en los x-games tan de moda últimamente.

La calle es su hábitat natural, de manera que la modalidad callejera recrea los mismos elementos y los atletas deberán realizar su mejor performance.Veremos entonces, saltos y maniobras con la patineta. La pista recrea algunos elementos de un parque, como bancos, pasamanos, barandillas, etc.En la modalidad pista (o rampas) los skaters deberán mostrar sus mejores trucos

¿Cómo se puntúa?: Los jueces calificarán con una escala del 0 a al 100 las actuaciones de los atletas. Se mide el grado de dificultad, la altura de los saltos, la velocidad, la originalidad y la limpieza en cada figura. 

Habrá dos series: El sábado 25 de julio Street masculino y el 26 el Street femenino. El 4 de agosto debuta el park femenino y el 5 de agosto el masculino.

Jorge Chipi Vera